36 poetas

julio 29, 2019 § Deja un comentario

La fundación Juan March nos ofrece esta magnífica publicación digital. Para acceder haz clic aquí.

Anuncios

Mi amigo Nietzsche

julio 18, 2019 § Deja un comentario

meu_amigo_nietzsche_s-537598525-large

De la incomunicación al canto. Sobre “Memorias de una housekeeper”

junio 13, 2019 § Deja un comentario

Memorias de una housekeeper (Maclein y Parker, 2019) es el segundo título de la interesante y espléndida obra poética en marcha de Gloria de la Torre (Sevilla, 1983). Con esta nueva entrega la poeta nos ofrece un libro que consolida una voz poética iniciada con su anterior libro Tickets (Ediciones en Huida, 2015). No me refiero solo a rasgos estilísticos y formales, sino especialmente al uso del lenguaje como herramienta para unir la emoción de un sujeto lírico con su realidad empírica. Ya encontrábamos allí la preferencia por el verso corto, la polimetría, el uso de un lenguaje coloquial, cercano y actual que no desdeñaba, por ejemplo, el uso de xenismos ingleses (housekeeper, en este caso, o low cost en Tickets) para acercar una realidad sentida desde la mirada y el habla de un sujeto joven y contemporáneo. Esa mirada de un sujeto lírico actual no conforma solo una expresión lingüística, sino sobre todo refleja una tensión histórica y social, la de una crisis moral (política) y económica. A través de su poesía la autora bien puede identificarse con la voz de toda una “generación perdida” obligada a la precariedad y al éxodo laboral. La poeta consigue a través de sus poemas encontrar ese espacio lingüístico problemático para generar poemas como auténticas instantáneas emocionales. Quizás el compromiso de este nuevo libro sea más evidente desde su inicio, ya que desde el propio título nos anuncia las posibles vicisitudes de su protagonista como las memorias de una housekeeper, es decir, el relato biográfico de una ‘camarera de hotel’. Salvando las distancias, la estrategia de este título quizás pueda recordar el magistral Diario de una enfermera (2005), de Isla Correyero. De este modo, la poeta edifica sobre su propia experiencia un testimonio que conjuga sus circunstancias vitales y su verdad. Esta “verdad” personal podemos considerarla herencia del romanticismo europeo que Cernuda introdujo en nuestras letras. A partir de este planteamiento el poemario transita por la mirada de una extranjera (con el spleen de Baudelaire al fondo), el desarraigo, la nostalgia del nido, la elegía a la amiga que es figura acogedora del nórdico país, la memoria confusa, pero balsámica y reconstituyente. Y es que el sujeto poético lejos de sucumbir ante la crueldad del frío contiene en sí una suerte de fortaleza combativa ante la adversidad. Su mirada introspectiva se llena del sol vivificador de su origen para combatir de la mejor manera la desolación simbolizada por el frío de poemas como “El invierno más largo”. De este modo, la estructura del libro va modulándose desde la problemática inicial (ante el lenguaje extranjero, extraño, ajeno y el consecuente aislamiento) a una suerte de esperanza sobre la que se sostiene el simbólico canto de los pájaros, es decir, la propia poesía con la que la poeta revierte una difícil, dura, cruel circunstancia en una emocionante, mágica realidad.

portada-memorias-de-una-housekeeper-web

How to speak poetry (Leonard Cohen)

mayo 16, 2019 § Deja un comentario

Escrito después de la guerra de Vietnam, durante el surgimiento del movimiento pos modernista, en este texto Leonard Cohen niega cualquier autoridad del poeta sobre su audiencia y no lo considera portador de verdades absolutas. Lo publicó en su libro Death of a lady’s man (1978), título homónimo de su quinto álbum lanzado en 1977.

Por ejemplo, la palabra mariposa. Para usar esta palabra no hace falta aligerar la voz, ni dotarla de pequeñas alas empolvadas, ni inventar un día soleado o un campo de narcisos, ni estar enamorado, ni estar enamorado de las mariposas. La palabra mariposa no es una mariposa de verdad. Está la palabra y está la mariposa. La gente tendrá todo el derecho a reírse de ti si confundes estos dos conceptos. No le des tanta importancia a la palabra. ¿Qué quieres transmitir, que amas a las mariposas con más perfección que nadie o que entiendes realmente su naturaleza? La palabra mariposa no es más que un dato. No te da pie a revolotear, elevarte, proteger las flores, simbolizar la belleza y la fragilidad o interpretar de alguna forma a una mariposa. No representes las palabras. No representes nunca las palabras. No intentes nunca despegar del suelo cuando hables de volar, ni gires la cabeza y cierres los ojos cuando hables de la muerte. No me mires con ojos ardientes cuando hables del amor. Si quieres impresionarme al hablar del amor, métete la mano en el bolsillo o debajo del vestido y acaríciate. Si tu ambición y tu hambre de aplausos te han llevado a hablar del amor, debes aprender a hacerlo sin desacreditarte a ti mismo ni lo que dices.

¿Qué expresión podría definir a nuestra época? Nuestra época no tolera expresión alguna. Todos hemos visto fotografías de madres asiáticas desoladas, así que no nos interesa la agonía de tus órganos achacosos. Nada de lo que puedas expresar con tu cara tiene parangón con el horror de nuestro tiempo. No lo intentes siquiera. Sólo merecerías el desprecio de los que han sido tocados en lo más hondo. Todos hemos visto telediarios con seres humanos embargados por el dolor y la desazón. Todos sabemos que comes como Dios manda y que hasta te pagan para que te subas a un escenario. Estás tocando para gente que ha vivido catástrofes, así que tranquilízate. Di las palabras, transmite los datos y hazte a un lado. Todos sabemos que sufres. No puedes contarle al público todo lo que sabes del amor en cada verso de amor que digas. Hazte a un lado: la gente sabrá lo que tú sabes porque ya lo sabía. No tienes nada que enseñarles. No eres más hermoso que ellos. Ni más sabio. No les grites. No fuerces una entrada en seco. Eso es sexo mal practicado. Si muestras el contorno de tus genitales, entrega lo que prometes. Y recuerda que, en el fondo, la gente no quiere acróbatas en la cama.

¿Qué necesitamos? Estar cerca del hombre natural, estar cerca de la mujer natural. No quieras ser un cantante venerado por un público numeroso y leal que desde siempre ha seguido los altibajos de tu carrera. Las bombas, lanzallamas y demás mierdas han destruido algo más que árboles y poblados. También han destruido los escenarios. ¿Acaso creías que tu profesión iba a escapar de la destrucción general? Ya no hay escenarios. Ya no hay candilejas. Estás entre la gente, por tanto, sé modesto. Di las palabras, transmite los datos y hazte a un lado. Quédate solo. Quédate en tu habitación. No montes un número.

Se trata de un paisaje interior. Está dentro y es privado. Respeta la intimidad de tus textos pues fueron escritos en silencio. La valentía de la interpretación es decirlos, la disciplina de la interpretación es no violarlos. Deja que el público sienta tu amor por la intimidad, aunque ésta no exista. Sé una buena puta. El poema no es un eslogan. No puede promocionarte. No puede fomentar tu reputación de sensible. No eres un semental. No eres un ladrón de corazones. Tanto gánster del amor y tanta tontería. Eres un estudiante de disciplina. No representes las palabras. Las palabras mueren cuando las representas, se marchitan, y no nos queda más que tu ambición.

Di las palabras con la precisión exacta con que comprobarías la ropa de tu colada. No te conmuevas con una blusa de encaje. Unas braguitas no tienen por qué ponértela dura. No tiembles al ver una toalla. Las sábanas no han de dibujar una expresión de ensueño alrededor de tus ojos. No hace falta que llores en el pañuelo. Los calcetines no están ahí para evocarte extraños y lejanos viajes. No es más que tu colada. No es más que tu ropa. No seas un mirón escudriñando a través de ella. Limítate a llevarla puesta.

El poema es mera información. Es la Constitución de la patria interna. Si lo declamas y lo hinchas con nobles intenciones, no eres mejor que esos políticos que tanto desprecias. No haces más que agitar una bandera y llamar patéticamente a la patriotería emocional. Piensa en las palabras como ciencia, no como arte. Son un informe. Es como si dieras una conferencia en la Federación de Montañismo. Las personas que te escuchan conocen todos los riesgos de la escalada, y te honran dando por sentado que lo sabes. Si se los pasas por la cara, estás insultando la hospitalidad que te ofrecen. Infórmales de la altitud de la montaña, describe el equipo que utilizaste, especifica el tipo de superficie y fija el tiempo que duró la escalada. No busques dejar al público boquiabierto. Si el público se queda boquiabierto, no será debido a tu apreciación de los hechos, sino a la suya. Tu mérito estará en la estadística y no en las inflexiones de tu voz ni en los ademanes enérgicos de tus manos. Estará en los datos y en la tranquila organización de tu presencia.

Evita las florituras. No temas ser débil. No te avergüences de estar cansado. Tienes buen aspecto cuando estás cansado. Parece como si pudieras seguir y seguir sin parar.

Y ahora ven a mis brazos. Eres la imagen de mi belleza.

1272359

Take the word butterfly. To use this word it is not necessary to make the voice weigh less than an ounce or equip it with small dusty wings. It is not necessary to invent a sunny day or a field of daffodils. It is not necessary to be in love, or to be in love with butterflies. The word butterfly is not a real butterfly. There is the word and there is the butterfly. If you confuse these two items people have the right to laugh at you. Do not make so much of the word. Are you trying to suggest that you love butterflies more perfectly than anyone else, or really understand their nature? The word butterfly is merely data. It is not an opportunity for you to hover, soar, befriend flowers, symbolize beauty and frailty, or in any way impersonate a butterfly. Do not act out words. Never act out words. Never try to leave the floor when you talk about flying. Never close your eyes and jerk your head to one side when you talk about death. Do not fix your burning eyes on me when you speak about love. If you want to impress me when you speak about love put your hand in your pocket or under your dress and play with yourself. If ambition and the hunger for applause have driven you to speak about love you should learn how to do it without disgracing yourself or the material.

What is the expression which the age demands? The age demands no expression whatever. We have seen photographs of bereaved Asian mothers. We are not interested in the agony of your fumbled organs. There is nothing you can show on your face that can match the horror of this time. Do not even try. You will only hold yourself up to the scorn of those who have felt things deeply. We have seen newsreels of humans in the extremities of pain and dislocation. Everyone knows you are eating well and are even being paid to stand up there. You are playing to people who have experienced a catastrophe. This should make you very quiet. Speak the words, convey the data, step aside. Everyone knows you are in pain. You cannot tell the audience everything you know about love in every line of love you speak. Step aside and they will know what you know because you know it already. You have nothing to teach them. You are not more beautiful than they are. You are not wiser. Do not shout at them. Do not force a dry entry. That is bad sex. If you show the lines of your genitals, then deliver what you promise. And remember that people do not really want an acrobat in bed. What is our need? To be close to the natural man, to be close to the natural woman. Do not pretend that you are a beloved singer with a vast loyal audience which has followed the ups and downs of your life to this very moment. The bombs, flame-throwers, and all the shit have destroyed more than just the trees and villages. They have also destroyed the stage. Did you think that your profession would escape the general destruction? There is no more stage. There are no more footlights. You are among the people. Then be modest. Speak the words, convey the data, step aside. Be by yourself. Be in your own room. Do not put yourself on.
This is an interior landscape. It is inside. It is private. Respect the privacy of the material. These pieces were written in silence. The courage of the play is to speak them. The discipline of the play is not to violate them. Let the audience feel your love of privacy even though there is no privacy. Be good whores. The poem is not a slogan. It cannot advertise you. It cannot promote your reputation for sensitivity. You are not a stud. You are not a killer lady. All this junk about the gangsters of love. You are students of discipline. Do not act out the words. The words die when you act them out, they wither, and we are left with nothing but your ambition.
Speak the words with the exact precision with which you would check out a laundry list. Do not become emotional about the lace blouse. Do not get a hard-on when you say panties. Do not get all shivery just because of the towel. The sheets should not provoke a dreamy expression about the eyes. There is no need to weep into the handkerchief. The socks are not there to remind you of strange and distant voyages. It is just your laundry. It is just your clothes. Don’t peep through them. Just wear them.
The poem is nothing but information. It is the Constitution of the inner country. If you declaim it and blow it up with noble intentions then you are no better than the politicians whom you despise. You are just someone waving a flag and making the cheapest kind of appeal to a kind of emotional patriotism. Think of the words as science, not as art. They are a report. You are speaking before a meeting of the Explorers’ Club of the National Geographic Society. These people know all the risks of mountain climbing. They honour you by taking this for granted. If you rub their faces in it that is an insult to their hospitality. Tell them about the height of the mountain, the equipment you used, be specific about the surfaces and the time it took to scale it. Do not work the audience for gasps and sighs. If you are worthy of gasps and sighs it will not be from your appreciation of the event but from theirs. It will be in the statistics and not the trembling of the voice or the cutting of the air with your hands. It will be in the data and the quiet organization of your presence.
Avoid the flourish. Do not be afraid to be weak. Do not be ashamed to be tired. You look good when you’re tired. You look like you could go on forever. Now come into my arms. You are the image of my beauty.

Leonard Cohen

Death of a lady’s man. McClelland and Stewart, 1978

VI Encuentro Poético de la Feria del Libro de La Rinconada

abril 22, 2019 § Deja un comentario

Un magnífico encuentro poético coordinado por Miriam Nisa con muchos amigos en la Feria del Libro de La Rinconada, el viernes, 26 de abril, a las 21.00 h en el Centro Cultural De La Villa – Sa Jose De La Rinconada (Avenida Vereda de los Chaparrales, s/n. 41300. La Rinconada).

Nos acompañará la música original (al teclado) de David Postigo Rodríguez.

Los poemas brotarán de las siguientes voces:

Miriam Palma, Rocío Hernández Triano, Daniel García Florindo, Tomás Sánchez, Elena Marqués, Carlos Torrero, Iván Onia, Ana Isabel Alvea, Juan Cuevas, Sidd Nuthin, Antonio Iglesias.

Os esperamos.

58057686_2376589162363437_6238732905619652608_o

Poetry Foundation

abril 3, 2019 § Deja un comentario

Aquí.

PDFDM (poetas del fin del mundo) literatura, libros y más

marzo 31, 2019 § Deja un comentario

Aquí.

  • Libros (poesía)

    Las nubes transitorias, Editorial Guadalturia, Sevilla, 2015

  • Amanecer en Pensilvania (rapsodias yanquis), Ediciones En Huida, Sevilla, 2014

  • Daniel García Florindo: Cuadernos de Lisboa, Ediciones En Huida, Sevilla, 2011

    Cuadernos de Lisboa (Ediciones En Huida, Sevilla, 2011)

  • Amanecer en Pennsylvania (Cuadernos de Sandua, 69, Córdoba, 2001)

  • Poemas traducidos (portugués)

    Terceira margem. Cadernos de poesia, 3, Alcoutim (Fevereiro, 2019). Poemas de Daniel García Florindo traducidos al portugués.

  • Libros (estudios y edición)

  • La compasión pagana. Estudio-antología de la poesía de Juan Bernier (Universidad de Córdoba, 2011)