Razón de las islas, de Pedro S. Sanz

mayo 7, 2017 § Deja un comentario

18402272_1515460471806620_3563599312994916846_o

Tecleando un secreto

mayo 2, 2017 § Deja un comentario

tecleandoelmisterio

JAZZ

Un cálido sonido sube lento,
Gorgotea en el saxo casi, asfixiado.
El piano da diente con diente; y le acompaña,
Llorando y delirando, la trompeta.
La batería suena, ya fuera de este mundo,
Y el violón si llora es detrás de algún muro.
Estoy tan solo, amigos, como ese clarinete,
Y tan enamorado como el trombón de varas.
Estoy tan loco, amigos, como la batería,
Y tan lo que no digo como el contrabajo,
Mientras suena el piano tecleando un secreto.

Gabriel Celaya

CICLO TECLEANDO EL MISTERIO. JAZZ Y POESÍA BAJO LAS ESTRELLAS

abril 26, 2017 § Deja un comentario

CICLO TECLEANDO EL MISTERIO. JAZZ Y POESÍA BAJO LAS ESTRELLAS

 

MÚSICA Y POESÍA

JAZZ

DANIEL AMAT (PIANO)

ENRIQUE OLIVER (SAXO)

JUANMA NIETO (BATERÍA)

VASI HAJIGRUDEV (CONTRABAJO)

 

POESÍA

DANIEL GARCÍA FLORINDO

CASA DE LA CULTURA

Avenida Juan Gómez “Juanito”, 12. Fuengirola (Málaga)

FUENGIROLA

ENTRADA LIBRE HASTA COMPLETAR AFORO

Viernes 28 de abril, 20:30 horas

 

Presenta:

José Antonio Mesa Toré

 

Centro Cultural Generación del 27

 

La lluvia en el desierto

marzo 30, 2017 § Deja un comentario

Bajo la indiferencia y el hastío

se oculta una emoción por explorar.

Allí donde hay ropa tendida, platos

sucios, despertadores quejumbrosos,

coches que nos aguardan, autopistas

inútiles que llevan al trabajo,

al llanto de un teléfono, a los gestos

vacíos que nos tiende la costumbre,

también brota el hechizo de la luz,

su voz bajo la piel fluye despacio.

Escucha resonar en esta página

sus corceles de viento, sus promesas.

Eduardo García

Apenas un año de su fallecimiento, aparece la poesía completa de Eduardo García en un magnífico volumen titulado como una de las partes y uno de los poemas de No se trata de un juego (con el que iniciamos estas palabras), segundo libro de Eduardo García que lo consagró definitivamente como el gran mago de la palabra poética que siempre será.

Muchos poemas los recuerdo como si fueran míos, poemas como “Cese de hostilidades”, por ejemplo, de Las cartas marcadas (1995); “Un hombre mira a otro en la ventana”, “Tenía que encontrarle en un poema”, “Al fondo de la escena”…, de No se trata de un juego (1998); “Sueño con cuchillos”, de Horizonte o frontera (2003); Refutación de la elegía (2006); “Ritual de las aguas”, “Física aplicada” o “Casa en el árbol”, de La vida nueva (2008); “La palabra”, “El banquete desierto”, “Ritual del periódico” o “Rescatar la alegría”, de Duermevela (2014).

Pero esta publicación incluye, especialmente, dos títulos inéditos que Eduardo García escribió durante su enfermedad terminal: La hora de la ira (2016) y Bailando con la muerte (2016), poemas impresionantes que abordan su lucha contra la enfermedad, poemas como lluvia en un doloroso desierto, de los que no puedo deja de citar el titulado “Muñeco de trapo”.

El volumen lo completa otros poemas no publicados, además del bello y emocionante prólogo de Andrés Neuman, así como un epílogo compuesto por el estudio que realiza Vicente Luis Mora sobre la obra de Eduardo García “Reencantar el mundo: el legado poético y ensayística de Eduardo García”.

Sin duda, una obra primordial de la poesía hispánica actual, la poesía de Eduardo García forma un todo compacto y coherente en la que su originalísima voz poética  ha creado unos espacios sin límites con la realidad hacia el horizonte abierto de los sueños. Ese traspasar fronteras y abrir horizontes nuevos (interiores, subconscientes, oníricos…) en el espacio del poema estuvo casi siempre presente en toda su poesía.

La poesía de Eduardo me enseñó una nueva forma de leer y escribir poesía, el significado de la libertad creadora y de su rigor. Nos enseñó, sin duda, su magistral forma de reencantar el mundo.

9788415673392

 

Sobre el paraje descubierto en el documental “Cántico”

marzo 25, 2017 § Deja un comentario

En el reciente documental Cántico (2016), de Sigfrid Monleón, aparece una localización muy especial: las rocas donde Juan Bernier se refugia durante la Guerra en Besas (Teruel) y donde hace una serie de inscripciones:

AD.KAL AVG MCMXXXVII IBI FVIT JOANNES BERNIER CORDUVENSE, MILES IN BELLO CIVILE HISPANIARUM

Cincela también nombres, como tributo a los seres admirados: Leonardo, Shakespeare, Cervantes, Beethoven, Gide, Schopenhauer, etcétera.

Como dice en su Diario: “Yo me imagino la sorpresa del excursionista que alguna vez encuentre entre lirios y alfombras de verdor estos nombres escondidos…” Ese excursionista apareció, se llama Juan Villena, y yo lo descubrí hace dos años en el blog literario “Erudición y Crítica“, donde dejó el siguiente comentario en una entrada sobre el panorama de las vanguardias literarias:

He encontrado un grabado en Teruel que dice “AD KALAVC? MCMXXXVII IBI FVIT JOANNES BERNIER CORDUBENSE MILES IN BELLO CIVILE HISPANIAE
[ACRÓNIMO LETRAS GRIEGAS: CHI-LAMBDA-RÓ-SIGMA] (…) EN 1937 ESTUVO AQUÍ JUAN BERNIER, SOLDADO DE CÓRDOBA EN LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA
Debio ser de cuando este señor estuvo de soldado en la guerra civil.
Si tienes algún interés en el grabado, contacta conmigo.

Inmediatamente me puse en contacto con Juan Villena para interesarme por el hallazgo: “Estoy interesado en el grabado que comenta. Me gustaría conocer su localización y, si fuera posible, disponer de algún documento gráfico, una fotografía. Cualquier dato me vendría bien para mi investigación sobre la figura de este autor.”. Rápidamente, Juan Villena me envió fotos estupendas de las rocas y el lugar y yo le puse en comunicación con Juan Antonio Bernier, sobrino nieto de Juan Bernier, editor de su Diario, el cual hacía años que buscaba el lugar. El documental muestra, entre otras cosas, el paraje con ellos comentando las inscripciones de Bernier.

Fue mágico, sin duda, mi encuentro con el excursionista Juan Villena, a través de la Red, y compartir con él su hallazgo desconocido con mi conocimiento del misterioso lugar. Me hubiera gustado un agradecimiento en los créditos del documental por haberlo hecho posible, fruto de una serendipia, en mi investigación sobre Juan Bernier. Ya que no ha sido así, dejo esta información en mi aula poemática para que mis lectores conozcan esta anécdota que me parece interesante o, al menos, curiosa.

Daniel García Florindo

Memoria de futuro

marzo 25, 2017 § Deja un comentario

Documental interactivo del Lab de RTVE.es aquí.

El último sueño

marzo 4, 2017 § Deja un comentario

José Antonio Arcediano

Grochowiak!

La Garúa, 2016

¿Qué mueve al poeta acercarse a un determinado lugar, a un determinado tiempo, a un determinado nombre? ¿Y qué mueve al lector entrar en el extraño apóstrofe (Grochowiak!) que invoca su lectura? Quizás todo se deba a una intuición, a un orden extraño que rige dentro de uno mismo como una verdad ineludible. Y es que el lado aleatorio, lo indeterminado se esconde en nuestra naturaleza, como dice el compositor alemán Karlheinz Stockhausen en la cita que abre este magnífico libro de José Antonio Arcediano Grochowiak! (La Garúa, Barcelona, 2016). Efectivamente, las palabras de Stockhausen ya nos avanza una clave de José Antonio Arcediano ante su creación artística en este libro de poesía. Por un lado, lo indeterminado, el azar que conduce unas palabras ante el pentagrama del compositor o ante el papel en blanco del escritor. Por otro lado, la alianza de la música y la poesía ante esa incertidumbre, ese caos indeterminado que desembocará en un fluir de palabras que, sin duda, encauzará este libro, porque no se trata de un simple conjunto de poemas aislados con sus títulos tradicionalmente dispuestos, sino de una gran composición fragmentada en piezas en las que se destaca tipográficamente una palabra clave que funcionará también como referencia para el índice. Podríamos hablar incluso de esa forma genérica que Octavio Paz llamó poema extenso moderno, un poema río, cuya corriente se encuentra en la penúltima parte de la obra, como veremos más adelante. Con poema extenso moderno nos referimos a esa forma híbrida que surgió a partir del Romanticismo con Wordsworth, poemas-río en los que el yo poético ficcionalizado inicia en soledad su canto / llanto a orillas de un río o lago que, como si de un pensamiento se tratara, fluye y se dispersa universalmente. Como bien se expone en los trabajos de Juan José Rastrollo sobre este género, son muchos los ejemplos a lo largo del siglo XX y de estos dieciséis años del siglo XXI, pero podríamos señalar ahora, por ejemplo, La tierra baldía de T.S. Eliot, junto a tantos otros (Jiménez, Paz, Neruda…). Señalo a Eliot porque Grochowiak! encierra el pesimismo del hombre escindido del siglo XX, del hombre disgregado, difuminado o, como prefiere el propio Arcediano, del “hombre innecesario” del siglo XXI. En definitiva, estamos ante los hombres huecos, The hollow men, el poema de Eliot, que el autor trae también como referencia intertextual (Así termina el mundo / no con una explosión sino con un sollozo).

Pero qué nos propone el autor con este título Grochowiak!, nombre polaco que, sin duda, ya contiene el extrañamiento no solo del extranjerismo idiomático, sino sobre todo del lenguaje literario, de la magia de la palabra de la que no hay por qué conocer su significado, sino simplemente intuir para qué sirve: normalmente para abrir montañas que ocultan tesoros, o bien, como en este caso, para abrir la vida de un libro como este. Y digo vida, porque esa es la propuesta de Arcediano: hacer vivir al poeta Stanisław Antoni Grochowiak (Leszno, 1934 – Warszawa, 1976) o quizás hacernos partícipe del último sueño del polaco. No cabe duda de que la propuesta original de José Antonio Arcediano va más allá de la anécdota vital, de la recreación del poeta mediante la ficcionalización del yo poético. Se trata de ir más al fondo de una cuestión capital en poesía como es el sujeto poético y sus desdoblamientos. No es el momento ahora de hablar de los heterónimos de Pessoa ni de las vidas improbables de Felipe Benítez Reyes. Más allá de la invención de una vida, Arcediano recrea el pensamiento y la lírica de su personaje no de una manera frívola para mostrar su maestría en el dominio de otras poéticas, sino para identificar su propia voz con la del maestro polaco. Este es un aspecto principal especialmente en el primer apartado “La idea”, donde se presenta esa problematización de identidades de un modo más metapoético a través de una voz omnisciente que habla en el poema y que en cualquier momento confunde los planos (desconoce de quién son estas manos y cómo ha llegado hasta aquí) a través de esos elementos lingüísticos que son los deícticos, piedras que rompen la ventana que separan los planos de la voz del sujeto y del personaje, del enunciado y de la enunciación, del autor y del lector.

El poema “Ventana” presenta ese terreno de juego por donde la voz omnisciente nos presenta al personaje que escribe la clave de este libro aún sin resolver: Grochowiak. Efectivamente, el poeta polaco Stanislaw Grochowiak, una personalidad misteriosa y obsesionante, inspirado y maldito que precipitó él mismo su muerte a los 42 años como consecuencia de su alcoholismo.

José Antonio Arcediano a través del poeta polaco desdobla su voz poética en sujeto y objeto poético, autor y personaje, mediante un continuo azar de idas y venidas nominales con juegos lingüísticos que recuerda la lírica tradicional cancioneril. Al igual que Grochowiak, Arcediano transforma los viejos moldes bajo su mano alucinante: nombre, hombre, hambre

Sin duda, el dominio del lenguaje es necesariamente brillante para producir el efecto desangelador de lo que puede ser un sueño vacío. Tanto Grochowiak como Arcediano persiguen la verdad y saben que esa verdad no se encuentra en la habitual belleza superficial de las cosas, sino donde no se suele querer mirar, se encuentra en lo más desagradable, en la fealdad, en el hambre, en la crisis personal o en el absurdo de un mundo sin raíces, como diría Lorca. Estamos ante un canto extraño que no produce la vida, sino la muerte, un canto desencantado. Es la imposibilidad de ser uno con las cosas (el mundo). Un viaje a la nada. El nihilismo existencial es patente, el no lugar, el no hombre: Gro-cho-wiak.

La segunda parte del poemario “El reflejo” nos devuelve la imagen del hombre, se concreta la idea en un ser humano que se mira en un espejo, ese espejo que bien debe ser la metáfora de la página donde se escribe el poema: Un hombre y un espejo: / no hay sobre la Tierra / peores enemigos.

La tercera parte “La corriente” alude a esa metáfora fluvial de la que ya hemos hablado al referirnos al molde genérico del poema río. Lo interesante aquí es que estamos ya ante el monólogo dramático, de un sujeto poético en primera persona frente a la tercera que abundaba en las anteriores partes. Sin duda, es la más desgarradora por ese acercamiento personal. Por otra parte, en el penúltimo poema de esta sección, “Árbol”, hay otro quiebro personal hacia la segunda persona para increpar una venganza al mundo (El árbol rojo quiere / vengarse de vosotros). En el último poema “Repetido” de esta parte encontramos ya ese río que simboliza el propio poema, su corriente.

Por último, en la cuarta parte “El regreso”, la voz poética se concreta aún más en la figura de Grochowiak enunciando sus recuerdos con anclajes referenciales vitales como Lezno, su ciudad de nacimiento. De alguna manera, bien puede esta parte enlazar con el poema inicial dando paso a una estructura circular, a un infinito poema que se sueña a sí mismo. No obstante, también podría ser posible salir de ese movimiento circular, de ese último sueño etílico, si damos por desvanecido, al fin, el espíritu simbólico de esta ficción literaria, de este lirismo veraz que, quién sabe, dónde podrá reencarnarse la próxima vez, en qué otros poemas, libros o artefactos poéticos podría volver Grochowiak, quizás con otra identidad, a la conciencia lírica de su autor.

Daniel García Florindo

“El último sueño”, reseña sobre Grochowiak!, de José Antonio Arcediano. También publicada en fòrumgrama.

grochowiak

  • Libros (poesía)

    Las nubes transitorias, Editorial Guadalturia, Sevilla, 2015

  • Amanecer en Pensilvania (rapsodias yanquis), Ediciones En Huida, Sevilla, 2014

  • Daniel García Florindo: Cuadernos de Lisboa, Ediciones En Huida, Sevilla, 2011

    Cuadernos de Lisboa (Ediciones En Huida, Sevilla, 2011)

  • Amanecer en Pennsylvania (Cuadernos de Sandua, 69, Córdoba, 2001)

  • Libros (estudios y edición)

    Prólogo y edición de POESÍA COMPLETA de Juan Bernier (Pre-textos, Valencia, 2011)

  • La compasión pagana. Estudio-antología de la poesía de Juan Bernier (Universidad de Córdoba, 2011)