Bernier, 30 años de su muerte

noviembre 6, 2019 § Deja un comentario

Es agradable saber que mi investigación se divulga mediante noticias como esta: «Juan Bernier, recuerdo al poeta precoz de Cántico a los 30 años de su muerte», redactada por Álvaro Vega para La Vanguardia (5/11/2019).

[…]

La poesía de Bernier ha sido objeto de una tesis doctoral este mismo año en el Departamento de Literatura Española de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Córdoba, dentro del Programa de Doctorado «Lenguas y culturas», bajo la dirección de Pedro Ruiz Pérez y redactada por Daniel García Florindo.

La tesis, que obtuvo la calificación de sobresaliente con mención cum laude, concluye que su producción “ha sido encapsulada en los parámetros estéticos del grupo por una crítica interesada en destacar rasgos como el hedonismo y la intensidad erótica, el paganismo y la exaltación de la belleza, rechazando otras cuestiones incluso más destacables en su obra, tales como la preocupación existencial o la indignada denuncia de la injusticia social”.

[…]

Mecánica celeste

noviembre 12, 2015 § Deja un comentario

Luis Bagué Quílez escribe una magnífica reseña sobre Las nubes transitorias en la revista Estación poesía 5 (otoño, CICUS, Sevilla, 2015, p.60):

Mecánica celeste

LUIS BAGUÉ QUÍLEZ

Daniel García Florindo

Las nubes transitorias

Guadalturia, 2015

Después de la segunda salida de Amanecer en Pensilvania, Daniel García Florindo (Córdoba, 1973) publica un libro cuyo título parece alejarse de la porosa mitología generacional desplegada en aquel volumen. sin embargo, tras su tersura contemplativa y su médula reflexiva, Las nubes transitorias esconde una serie de preocupaciones que no difieren en lo sustantivo de una cosmovisión situada entre el cielo y el suelo.

El libro se divide en cuatro secciones, cada una de ellas protagonizada por un fenómeno climático. La primera (“Dinámica atmosférica”) agavilla un conjunto de composiciones breves, a veces cercanas a la indagación existencial y otras veces rayanas en el vislumbre onírico: “Observo la mecánica celeste que nos mueve / como un vagar de nubes ilusorias”. El personaje que mira la cicatriz del cielo, o que desea elevarse con alas de ceniza, acaba reconociendo la vanidad de su empeño, pero también la dignidad de esa aspiración ascensional. En la segunda parte (“La ciudad en la niebla”) hallamos una accidentada cartografía urbana y un viaje a la semilla de la identidad. La evocación de la infancia se nutre aquí de un universo referencial en el que comparecen “los caballos azules de Franz Marc”, los versos de Auden y las andanzas de Antoine Doinel, el inevitable álter ego de Truffaut. La voz de García Florindo suena con una modulación propia en “Paseo de los tristes”, a la vez homenaje a Javier Egea y reescritura en clave lírica de aquel itinerario épico, y en “El cielo de Wisława”, un buen ejemplo de capacidad genesiaca de la palabra: “Supongamos ahora el mismo cielo, / que una anciana polaca nos emplace un destino / en el libro que se abre a la mitad / el mismo año en que muere / y en que todo parece deshacerse”. En el tercer apartado (“El mal tiempo”), García Florindo esgrime una dicción comprometida con la inmediatez y la contingencia. La lección de la poesía social, las consignas indignadas del “Grafiti” o el grito popular de una “Manifestación” son algunos de los envases discursivos empleados para conjurar una crisis tentacular. Aunque a veces esta gramática de urgencia resulta demasiado deudora de los moldes socialrealistas, en los versos percute poderosamente la denuncia de las políticas gubernamentales, el lamento por la insolidaridad y la crítica a la injusticia globalizada o al capitalismo parasitario. Frente a un país deconstruido y un porvenir hipotecado, el autor no renuncia a una ilusión que se troquela sobre la falsilla quevedesca: “Nubes serán, mas nubes de esperanza”. Finalmente, la última sección (“La casa en el aire”) se adentra en una cotidianidad doméstica y entrañada. El meticuloso desorden de la biblioteca particular, las geografías privadas y el microcosmos familiar constituyen el patrimonio de un sujeto que hace balance provisional en los poemas “Curriculum vitae” y “Al cumplir los cuarenta”, que culmina con una declaración de principios: “Mis pies tocan el suelo. / Mi cabeza, las nubes”.

En definitiva, Las nubes transitorias es una obra de insobornable autenticidad; un redoble de conciencia en una época en la que abundan los decorados de cartón piedra y los golpes de pecho. Desde el horizonte de la madurez y desde su “nube / del extrarradio”, García Florindo sigue apostando por la utopía. Ojalá que el influjo anticiclónico se imponga pronto a la grisalla borrascosa en la que parecemos instalados.

Estación poesía 5 (otoño, CICUS, 2015, p.60)

Las vidas nebulosas

junio 26, 2015 § Deja un comentario

Las vidas nebulosas de Daniel García Florindo, una reseña de José de María Romero Barea sobre Las nubes transitorias, aparecida en su blog Veredictos (integrado en el diario de análisis e información global Andalucía Información) y también en las publicaciones digitales Entretanto magazine Mundo crítico. Mi gratitud por su inteligente y audaz lectura.

Entre las ruinas

marzo 8, 2014 § Deja un comentario

Ruiz Pérez, P., “Entre las ruinas” (reseña del libro El siglo expira 1995-1999), Alfinge. Revista de Filología. Universidad de Córdoba, 11 (1999), pp. 290-294.

 

 

Recensión sobre La compasión pagana

marzo 7, 2014 § Deja un comentario

La compasión pagana, reseña de M.ª Carmen Ramírez Herrera, en Analecta Malacitana, XXXV, 1-2, Universidad de Málaga, 2012, pp.381-386.

La poesía como herramienta de vida

mayo 2, 2012 § Deja un comentario

Noticia en el Diario de Sevilla sobre la aparición de Cuadernos de Lisboa:

La poesía como herramienta de vida

Cuadernos vitales

septiembre 27, 2011 § Deja un comentario

«Cuadernos vitales», reseña de Antonio Luis Ginés sobre Cuadernos de Lisboa, en Cuadernos del Sur (suplemento de Diario Córdoba, 24-09-2011).

Sobre «El siglo expira 1995-1999 (última poesía en Córdoba)»

febrero 16, 2011 § Deja un comentario

«Entre las ruinas». Recensión de Pedro Ruiz Pérez de la antología El siglo expira 1995-1999 (última poesía en Córdoba, en Alfinge. Revista de Filología. Universidad de Córdoba, 1999.

Sobre Amanecer en Pennsylvania

septiembre 14, 2008 § Deja un comentario

«Daniel García trata la deshumanización en la obra Amanecern en Pennsylvania». Reseña de Amanecer en Pennsylvania, publicada en ABC Córdoba (29/08/2001)

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando la categoría RECEPCIÓN DE MIS LIBROS (reseñas) en Aula poemática.