Aves nocturnas

julio 15, 2010 § Deja un comentario

                                                                              Edward Hopper, 1942

Hay un refugio para las aves nocturnas
de la avenida Greenwich, un lugar
pintado en los años cuarenta para

encerrar en una jaula de cristal
la soledad de los pájaros
con sombreros de ala ancha,
al camarero y a la mujer de rojo
perdida en su inmensidad callada.

Una nostalgia de cine negro,
un tipo duro —y no es Sam Spade
ni Humphrey Bogart— la acompaña
en la barra muda de este restaurante.

La noche es larga —dirá la chica.

Se han tomado dos cafés, y han parado
el instante
sin saber que jamás ahuecarán el ala.

A estas horas, en esta inquietante noche
nos atrapa para siempre el color pardo,
el rojizo y el azul eléctrico,
la verdadera América,
aquí, en esta pecera humana,
en este cuadro.

                                 Daniel García Florindo
                                 Amanecer en Pennsylvania,
                                 Cuadernos de Sandua, n.º 69, Córdoba, 2001

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Aves nocturnas en Aula poemática.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: