HIJA

noviembre 13, 2009 § 14 comentarios

Apenas cinco meses que has nacido
levantas tu cabeza y te mueves alegre
como carrizo al viento —en equilibrios—
con el ímpetu mágico de los ojos que ven
en un grano de arena el universo.

Mis manos te sostienen y te suben al cielo
para verte reír —mientras me miras—
en un instante eterno,
diminuta y perpleja vigía de esperanza
que adviertes por encima de mis hombros
de gigante y extraño conmovido
el sueño que proyecta nuestra sombra,
el límite expandido de mi tiempo:

el fructífero árbol de mi vida.

§ 14 respuestas a HIJA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo HIJA en Aula poemática.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: