Así procede el pájaro

septiembre 21, 2008 § Deja un comentario

Juan Antonio Bernier, promesa cumplida de una voz singular, extrañamente singular por su esencialidad. Raíces profundas en la mística de San Juan de la Cruz, por ejemplo, brotan en algún poema. Quizás también se asome la maestría de Hugo Mújica y tanta poesía bien leída. Poderosa y difícil sencillez de versos que abarcan más allá de los límites que establece el lenguaje corriente, sin duda. Trascendencia, sí, pero en la tierra, volando hondo, y si me apuras, puro, limpio y claro: honesto. Con este poema comienza la segunda sección del poemario. Nos conciliará con el ser humano, necesario.

Hay hombres y mujeres

en pie,

como la lluvia.


Llueven amor, derraman

sin límites la vida

sobre sus semejantes.


Cuando se encuentran lejos

quisiéramos tener un corazón

de más largas raíces.


Ignoran su belleza

como quien pisa hojas

sin sentir su quejido.


Son la luz del mundo

sin saberlo.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Así procede el pájaro en Aula poemática.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: